Historia Constitucional Argentina

Cátedra II de Historia Constitucional. Profesor Títular Ramón Torres Molina. Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. Universidad Nacional de La Plata

Mes: febrero, 2013

LAS CLAUSULAS ECONOMICAS DE LA CONSTITUCION DE 1949

(Por Ramón Torres Molina): La Constitución de 1853 limitaba la participación del estado en la economía al objetivo teórico de garantizar la libre concurrencia y dictar leyes y reglamentos que promovieran la actividad privada y las inversiones extranjeras. El optimismo liberal de la oligarquía gobernante sistematizado por Alberdi, consideraba que el equilibrio de la economía a través de la oferta y la demanda llevaría al progreso del país y al bienestar de sus habitantes. Decía Alberdi que la doctrina económica de la Constitución pertenecía “a la escuela de la libertad”, que derivaba de las doctrinas de Adam Smith que, para Alberdi, era la tradición política de la Revolución de Mayo. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

LA PROPIEDAD DE LOS RECURSOS NATURALES

(Por Ramón Torres Molina) Tradicionalmente se ha señalado la importancia de los recursos naturales en la economía de un país y su relación con la soberanía del estado. La disputa por el dominio o la explotación de estos recursos (petróleo, minerales estratégicos) ha tenido profundas consecuencias políticas en los países del Tercer Mundo, alterando sus sistemas políticos en beneficio de las potencias imperialistas y de las empresas trasnacionales. Leer el resto de esta entrada »

LOS DERECHOS HUMANOS EN ARGENTINA

Prólogo a la primera edición.

El Dr. Torres Molina, cuyo libro Los Derechos Humanos en Argentina me complace prologar, no pertenece a esa cofradía de innúmeros abogados que todos los años salen por hornadas de las Facultades de Derecho del país, listos para iniciar su carrera de trepadores, como integrantes natos de la clase política, extraída de las napas intelectuales de la burguesía. Ni tampoco a la de quienes almacenan los trucos del oficio y pueden complacerse en repetir que “hecha la ley hecha la trampa”, y que, conocedores, por sus estudios de las leyes, se sienten optativamente dispuestos a demostrar en la práctica lucrativa, que también conocen las trampas leguleyas. Y menos se integra a esa especie de fauna aséptica, inmune a realidades sociales de cualquier naturaleza; hombres de leyes, empastados, prensados entre códigos que atraviesan impertérritos las centurias, justificándose frente a la mutable realidad con rituales fórmulas arcaicas.
Leer el resto de esta entrada »