LA CONSTITUCIÓN DE 1949.

por Cátedra

(Por Ramón Torres Molina): Hace cuarenta años se sancionó la Constitución de 1949 que sustituyó los fundamentos ideológicos liberales de la Constitución de 1853: Quedaron establecidos así, en el texto constitucional, los principios nacionalistas y del constitucionalismo social .que constituyeron los objetivos históricos que dieron origen al peronismo.

Los constituyentes de 1949 reafirmaron que sin independencia económica no hay soberanía política y los actos indiscutibles de soberanía como la nacionalización de los ferrocarriles, de los teléfonos, de los depósitos bancarios o el monopolio estatal del comerció exterior, fueron transformados en principios constitucionales que constituyeron la base programática de un estado soberano.

La Constitución de 1949 estableció, de acuerdo con esos principios:

a) La propiedad imprescriptible e inalienable de la Nación de los yacimientos de minerales y de las fuentes de energía como el petróleo y el gas.
b) La nacionalización de los servicios públicos.
c) El monopolio estatal del comercio exterior.
d) La función social de la propiedad.
e) La facultad del Estado para monopolizar determinadas actividades.

La Constitución riojana de 1949 fue la expresión más avanzada, en el derecho público provincial, del nacionalismo antiimperialista expresado en las reformas constitucionales de 1949. El texto constitucional riojano profundizó los principios establecidos por la Constitución Nacional sosteniendo:

a) Prohibición de contratación de empréstitos, salvo para obras públicas (art.49).
b) El capital debía estar al servicio de la economía del Estado (art.58)
c) Se ratificaban a nivel provincial los mismos principios que establecía el texto constitucional nacional.

Los cuarenta años transcurridos desde la sanción de la Constitución de 1949 obligan a la actualización de sus principios. Pero mientras la conducción del Partido Justicialista los actualiza, retrocediendo a un liberalismo que justifica una economía mundial integrada al servicio de las empresas transnacionales, la tradición nacionalista del peronismo, expresada en las ideas de los redactores del artículo 40 de la Constitución de 1949, señala un camino claro: la soberanía no se privatiza, la soberanía se defiende profundizando los principios nacionalistas de la Constitución-de 1949, que aún conservan plena vigencia.

No hay soberanía sin petróleo nacionalizado, sin servicios públicos estatales, sin monopolio estatal del comercio exterior y sin depósitos bancarios nacionalizados. Esas fueron las banderas históricas del peronismo y es el mandato irrenunciable de los constituyentes de 1949.

Publicado en Diario Sur, Buenos Aires, 12 de julio de 1989.

Anuncios