ARGENTINA: POLÍTICAS DE LA MEMORIA

por Cátedra

(Por Ramón Torres Molina): El ejercicio de la memoria histórica es un derecho individual y colectivo que tiene como finalidad esclarecer la verdad y obtener justicia frente a las graves violaciones a los Derechos Humanos. El estado tiene la obligación de promover y proteger esa memoria. Ello implica preservar toda información relacionada con esos hechos y los lugares y espacios emblemáticos en defensa de la memoria, la verdad yla justicia. Lamemoria constituye una experiencia vivida y transmitida por países, sectores sociales, grupos étnicos, grupos culturales, organizaciones de la sociedad, que desempeña un papel político en el presente, posibilitando  su comprensión. Reclama al conjunto de la sociedad el reconocimiento histórico de las víctimas de esas graves violaciones a los Derechos Humanos, el esclarecimiento de la verdad y la justicia.

El Archivo Nacional de la Memoria tiene, entre otras funciones, la de preservar la documentación del estado relacionada con las violaciones a los derechos humanos y está instalado en un sitio simbólico, el lugar donde funcionóla Escuelade Mecánica dela Armada, en la ciudad de Buenos Aires, que fue uno de los principales campos de concentración de la dictadura militar que gobernó entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983. Se estima que por ese lugar pasaron cinco mil personas la mayoría de las cuales se encuentran desaparecidas.

El Archivo Nacional de la Memoria fue creado por decreto del Poder Ejecutivo en diciembre de 2003 como organismo desconcentrado en el ámbito dela Secretaríade Derechos Humanos dela Nación. Entresus funciones están las siguientes:

-Obtener, analizar, clasificar, duplicar y archivar la información relacionada con violaciones a los Derechos Humanos.

-Desarrollar las actividades que contribuyan a mantener viva la historia reciente.

-Implementar estudios e investigaciones.

-Contribuir al juzgamiento de las graves violaciones a los Derechos Humanos.

 Los edificios donde funcionóla Escuelade Mecánica dela Armadahan sido declarados sitio histórico y lo que fue el Casino de Oficiales donde estuvo el centro clandestino de detención es monumento histórico nacional.

ElArchivo Nacionaldela Memoriacuenta con distintos fondos documentales, entre ellos:

     -Fondo documental CONADEP.

     -Fondo documental Secretaría de Derechos Humanos.

       -Fondo documental Secretaría de Prensa del a Presidencia de la Nación.

 El Fondo Documental CONADEP, declarado Memoria del Mundo porla UNESCO, fue formado por las declaraciones prestadas antela Comisión Nacionalsobre Desaparición de Personas por los familiares de los desaparecidos, de las víctimas de ejecuciones sumarias y los sobrevivientes de los campos de concentración. Esta Comisión fue creada en diciembre de 1983 al reestablecerse en nuestro país el sistema constitucional. Este fondo  constituye la base de la documentación del Archivo y fue elaborado porla primera Comisióndela Verdadque funcionó en el mundo que fuela CONADEP. Fuepuesto, en esa época, a disposición de la justicia y hoy, con la reapertura de los procesos por delitos de lesa humanidad, constituye la base  documental de los juicios que se sustancian en todo el país. Se trata de documentación que no proviene de la represión, como ocurre con otros fondos documentales. Fue formado con posterioridad a la última dictadura con la finalidad de esclarecer la verdad y juzgar a los responsables de los delitos de lesa humanidad.

El fondo documental  Secretaría de Derechos Humanos es el formado después de la disolución dela CONADEP, a partir de septiembre de 1984, por los organismos que le sucedieron, que en la actualidad esla Secretaríade Derechos Humanos. Se encuentran incorporadas a este fondo documental las nuevas denuncias efectuadas a partir de esa fecha sobre personas desaparecidas o víctimas de ejecuciones sumarias, copia de expedientes de los juicios por delitos de lesa humanidad y documentación de las Fuerzas Armadas y de seguridad, algunas de ellas de carácter secreto.

El fondo documental de la Secretaría  de Prensa de la Presidencia de la Nación  reúne la documentación que llevaba ese organismo entre los años 1942 hasta 1997, aunque hay referencias a años anteriores, y consiste principalmente en recortes periodísticos.

Los fondos documentales del Archivo tienen una longitud de mil trescientos metros y tiene digitalizados mas de dos millones quinientos mil folios.

De acuerdo con el decreto de creación del Archivo no existe un límite temporal referido a la documentación y hechos que debe investigar por lo que ha reunido documentación referida a distintas dictaduras o actos de represión estatal que existieron en el país.

Los archivos de la dictadura, que tenemos la seguridad que existen, no han sido encontrados. Seguramente han sido microfilmados y depositados en el exterior. No van a aparecer por voluntad de quienes los ocultaron porque serían utilizados en los juicios por violaciones a los derechos humanos. En Argentina se han encontrado algunos archivos de la represión. Elmás importante  es el de la Direcciónde Inteligencia de la Policía de la Provinciade Buenos Aires que abarca desde la década de 1930 hasta el año 1996. Tiene valiosísima documentación referida a la forma en que actuaba la represión durante las dictaduras. También se ha encontrado documentación parcial en algunas dependencias de organismos de seguridad. En el año 1983 la dictadura, en su última etapa, dictó resoluciones que disponían  la destrucción de la documentación relacionada con lo que llamaban  lucha contra la subversión pero en realidad ese fue el pretexto utilizado para sustraer esa documentación del ámbito del control del estado.

El estado argentino realiza una activa investigación tendiente a localizar los archivos de la dictadura.

 Todos los fondos documentales del Archivo Nacional dela Memoriase encuentran digitalizados o en proceso de digitalización lo que permite un fácil y rápido acceso a los mismos. Algunos de ellos están microfilmados. Es intención del Archivo microfilmar la totalidad de la documentación.

 La documentación que está en poder del Archivo Nacional de la Memoria se encuentra sometida, en la actualidad, a un proceso de restauración y conservación. Se han tomado en cuenta las directrices dela UNESCO referidas a la preservación de los archivos.

 ElArchivo Nacional de la Memoria es un archivo activo, que busca documentación, efectúa investigaciones y brinda información. Tiene acceso a toda la documentación del estado nacional, incluso la documentación secreta de las Fuerzas Armadas. Si bien esa documentación no tiene datos directos sobre la represión estatal se puede determinar, por la información que contiene, la participación de integrantes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad en esa represión, identificando a muchos de ellos que no figuran en los registros originales dela CONADEP. Esas investigaciones del Archivo Nacional de la Memoria son puestas a disposición de la  justicia. También debe expedirse con relación a todos  los ascensos de las Fuerzas Armadas y de Seguridad informando si las personas propuestas para su ascenso registran antecedentes en el Archivo. Lo mismo ocurre con las personas que se desempeñan en el ámbito de la seguridad privada, que deben constatar que no registran antecedentes por violaciones a los derechos humanos.

 El Archivo ha conformado la Red Federalde Sitios de la Memoriaque posibilita un trabajo conjunto con el Ministerio de Defensa y las Secretarías de Derechos Humanos de las Provincias que tiene por finalidad la señalización de los lugares significativos para la construcción de la memoria, fundamentalmente aquellos lugares en donde funcionaron los centros clandestinos de detención. En esos lugares, pertenecientes generalmente a las Fuerzas Armadas y de Seguridad,  se colocan pilares con las leyendas Memoria, Verdad y Justicia y una inscripción que indica que en ese lugar funciono un centro clandestino de detención “durante la dictadura militar que asaltó el poder del Estado entre el 24 de Marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983”.

 Hasta éste momento se han señalizado los siguientes lugares:

  • Escuadrón de Comunicaciones Nº 2 de Paraná.
  • Base Aérea Mar del Plata.
  • Aeropuerto de la ciudad de Trelew.
  • Guarnición militar de Campo de Mayo.
  • Batallón de Arsenales Miguel de Azcuénaga,
  • Base Naval de Mar del Plata.

 También, a través de esta red, se está elaborando un mapa que sistematiza la información sobre los aproximadamente quinientos lugares en los que funcionaron los centros clandestinos de detención.

En algunos casos, como la Escuelade Mecánica de la Armada, el campo clandestino de detención La Perla, que funcionó en la ciudad de Córdoba bajo jurisdicción del Tercer Cuerpo de Ejército, ola Jefatura de Policía de la ciudad de Rosario, se transformaron los lugares en centros de la memoria en los que se desarrollan diversas actividades.

Como una contribución al mantenimiento de la memoria, el Estado ha declarado feriado nacional el día 24 de marzo, designándolo como Día de la Memoria, en recuerdo de  la fecha en que se instaló la última dictadura militar el Archivo Nacionalde la Memoriaha realizado también diversas producciones audiovisuales que son exhibidas en distintos lugares del país, entre ellas la que se llama De la ley de residencia al terrorismo de estado que abarca aspectos de nuestra historia desde 1902 hasta la última dictadura.

 Los Archivos permiten la reconstrucción de la historia. Los documentos constituyen la fuente principal para la reconstrucción del hecho histórico. Los Archivos dela Memoriaposibilitan el conocimiento de un aspecto específico de la historia reciente como es el ejercicio del terrorismo por parte del estado y las luchas populares contra ese terrorismo. Restos materiales, como inscripciones en los centros clandestinos de detención  o restos humanos en las tumbas colectivas o entierros clandestinos también contribuyen a la elaboración de esa historia reciente.

La Memoria Histórica constituye la valoración de una época efectuada por movimientos sociales, sectores sociales, grupos étnicos, políticos o culturales que despliegan una actitud activa, militante, en favor de un reconocimiento histórico. La memoria histórica no se confunde con la historia, que es la reconstrucción científica del pasado. Ciertas construcciones  de la memoria no constituyen exactamente una reconstrucción histórica. Pero existe un paralelismo entre la historia reciente y la memoria histórica ya que ésta última en su desarrollo permite la interpretación de una época que después debe ser corroborada por la investigación histórica.

La oligarquía argentina que gobernaba a fines del siglo diecinueve impuso una determinada valoración  de los hechos de lo que llamó campaña al desierto, que en realidad fue un genocidio contra las poblaciones aborígenes. Los autores de ese genocidio fueron consagrados como próceres y hay ciudades y calles que llevan su nombre. Fue un triunfo de la memoria impuesta por esa oligarquía que posteriormente fue cuestionado por investigaciones históricas que en años recientes intentan revertir esa valoración.

Con respecto a la historia argentina reciente en la que el terrorismo de estado reprimió a las guerrillas y a la población se advierten tres paradigmas para su interpretación.

El primero, el que elaboró la propia dictadura, que buscaba su legitimidad en el enfrentamiento a lo que llamaban la subversión y la agresión extranjera, considerando que ese accionar, con homicidios, desapariciones, torturas y encarcelamientos iba a tener el reconocimiento dela sociedad. Las atrocidades cometidas y los objetivos políticos que se propusieron hacían imposible ese reconocimiento y los partícipes del terrorismo de estado fueron juzgados en 1985 en un juicio ejemplar, y los que permanecieron impunes como consecuencia de las leyes y decretos que se sancionaron son juzgados enla actualidad. Derrotada esa pretensión, ahora vuelven reclamando una historia completa donde la guerrilla, que no hizo desaparecer personas ni torturó, sea equiparada al terrorismo de estado. Esa pretendida memoria de la dictadura no advierte que sus valoraciones constituyen un contrasentido ético, que no admite nuestra sociedad ni la comunidad internacional.

El segundo paradigma, es el que trató de imponerse al reestablecerse el sistema democrático. La dictadura con su aparato armado se habría enfrentado al aparato armado de la guerrilla. “Durante la década del 70 la Argentina fue convulsionada por un terror que provenía tanto desde la extrema derecha como la extrema izquierda, fenómeno que ha ocurrido en muchos otros países” decía el Prólogo al Nunca Más, el Informe dela Comisión Nacional sobrela Desaparición de Personas. La sentencia dictada en 1985 contra las Juntas Militares de la dictadura estaban imbuidas de esa concepción ideológica.  El proceso político, de acuerdo a esta interpretación, habría sido una lucha entre aparatos en la cual el pueblo estaba ausente. Era una interpretación funcional con la estructura de poder que se había formado, en la que el aparato político estaba integrado por personas marginadas de los hechos que se habían producido y del enfrentamiento efectivo con la dictadura.

El tercer paradigma que predomina en la actualidad, acorde con los principios consagrados porla Reforma Constitucionalde 1994 que establece el derecho de resistencia a la opresión, es el que reivindica las luchas contra la dictadura, con independencia de que las acciones hayan sido adecuadas o no al objetivo de enfrentarlas con eficacia. Se reivindica la militancia de los muertos en combate, las víctimas de ejecuciones sumarias y los desaparecidos.

En ese sentido hay, en Argentina, un triunfo de la memoria que debe ser complementado por las investigaciones históricas. Ello significa que debe rectificarse cualquier construcción de la memoria que no sea respaldada científicamente porla historia. Conesa finalidad los archivo deben estar abiertos para la elaboración histórica.

En el esclarecimiento de la verdad Argentina formó, ya en 1983,la Comisión Nacionalsobrela Desapariciónde Personas y posteriormente, cuando las normas de impunidad estaban vigentes, implementó a partir de 1998 los Juicios dela Verdadque tenían como finalidad esclarecer el destino de los desparecidos aún cuando esos juicios no tuviesen imputación penal.

Las organizaciones de Derechos Humanos de Argentina cumplieron un papel fundamental en defensa de la memoria, la verdad yla justicia. Comoen todos los países de América en los que se establecieron regímenes dictatoriales, en Argentina se sancionaron leyes y decretos que consagraron la impunidad para los autores de delitos de lesa humanidad. Pero a diferencia de otros países, en los que la impunidad surgió de leyes de autoamnistía dictadas por las propias dictaduras, aceptadas cuando se inició el proceso llamado de transición a la democracia o sancionadas por los gobiernos que siguieron a esas dictaduras, en Argentina el proceso para establecer la impunidad llevó siete años. En 1986 se sancionó la ley que llamamos de Punto Final que establecía un límite temporal para el juzgamiento de los delitos de lesa humanidad. En 1987 se sancionó la ley de Obediencia Debida que limitó el juzgamiento a los altos mandos. En 1989 y 1990 se dictaron decretos de indulto para los condenados y procesados por estos delitos. En ese momento quedó consagrada la impunidad.

A partir de entonces las organizaciones de Derechos Humanos efectuaron denuncias ante los organismos internacionales de control, creados por los tratados a los que había adherido argentina desde del restablecimiento del sistema constitucional y promovieron juicios en el exterior, reclamando la aplicación de los principios de jurisdicción universal o de la personalidad, teniendo en cuenta que el nuestro es un país de inmigración. También fueron promotoras de los juicios por la verdad.

Desde el año 2003 el Estado tomó como propia la política de las organizaciones de Derechos Humanos agregándole otras iniciativas. Se promovió la nulidad de las leyes de impunidad, que fue resuelta por el Congreso y se iniciaron   juicios políticos a integrantes dela Corte Supremade Justicia, por lo que se cambió su composición. Como consecuencia de esta política se reiniciaron los juicios por delitos de lesa humanidad yla Corte declaró la inconstitucionalidad de las normas de impunidad, considerando los delitos cometidos por el terrorismo de estado como delitos de lesa humanidad y por ello imprescriptibles.

El triunfo de la memoria debe ser complementado ahora por la verdad y la justicia.

Exposición efectuada en el Seminario contra el Olvido. 10º Aniversario del Informe de Esclarecimiento Histórico. Organizado por la Secretaría de la Paz, Ciudad de Guatemala, 24 de febrero de 2009. Reproducido en Actas del Primer Seminario internacional “Políticas de la Memoria”. Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Buenos Aires, 2010.

Anuncios