PRÓLOGO AL LIBRO: LA ÉPOCA DE MARIANO MORENO, DE RODOLFO PUIGGRÓS

por Cátedra

La primera edición de este libro fue publicada en 1949 por la Editorial Partenón. La segunda edición por la Editorial Sophos en 1960. Desde entonces no se había vuelto a reeditar. Se trata de una de las obras principales de Rodolfo Puiggrós y también una de las interpretaciones fundamentales sobre la Revolución de Mayo y las obras de Mariano Moreno.

En 1949 Rodolfo Puiggrós ya había publicado varias obras, entre ellas algunas referidas a Mariano Moreno y a la Revolución de Mayo. En 1940 aparecieron sus primeros libros historiográficos: De la Colonia a la Revolución que había sido anticipado parcialmente el año anterior en la revista Argumentos que dirigía y A ciento treinta años de la Revolución de Mayo. A estos trabajos siguieron otros sobre los mismos temas: Mariano Moreno y la revolución democrática argentina, El pensamiento de Mariano Moreno, Selección y Prólogo y Los caudillos de la Revolución de Mayo. De tal forma que la obra que se reedita es una reelaboración y profundización de temas que Puiggrós había abordado con anterioridad y que fueron el eje de sus investigaciones históricas.

La época de Mariano Moreno es un estudio sobre la Revolución de Mayo, la acción que desarrolló Mariano Moreno en esa etapa de nuestra historia y un análisis sistemático de sus principales trabajos. Puiggrós revisó, para escribir esta obra, una exhaustiva bibliografía, la que sistematizó con mucha creatividad. No fue un investigador de los archivos. Fue riguroso en el examen y selección de las fuentes secundarias, actitud ésta que se observa en toda su obra histórica; por eso sus conclusiones fueron tan originales.

Destaca Puiggrós la influencia que recibió Moreno de su contacto con la sociedad alto peruana donde cursó sus estudios de derecho. Advierte que en su obra sobre las condiciones de trabajo de las poblaciones originarias se encuentra un cuestionamiento al conjunto del sistema colonial y por lo tanto la idea de una futura independencia. Frente al debate sobre las influencias ideológicas que recibieron los protagonistas de la Revolución de Mayo (españolas o francesas) y aún cuando puede advertirse en el discurso de Castelli en el cabildo abierto del 22 de mayo de 1810 la exposición de las doctrinas de Francisco Suárez , Puiggrós destaca la influencia de la Revolución Francesa en nuestra revolución, tal como se advierte en los escritos de Mariano Moreno, un seguidor de las doctrinas contractualistas de Rousseau. Analiza, en este sentido, los libros a los que pudo tener acceso Mariano Moreno durante sus estudios en la Universidad de Chuquisaca.

En sucesivos capítulos se estudian las relaciones de Inglaterra con España y sus colonias y la influencia que tuvieron las invasiones de 1806 y 1807 en nuestras luchas por la independencia, en particular las que se libraron contra el monopolio comercial y el papel protagónico de los hacendados en esos acontecimientos. Explica el objetivo de Cisneros al declarar la libertad de comercio (“el enemigo principal de Cisneros no estaba fuera, sino dentro del virreinato”). En su análisis sobre La Representación de los hacendados . Puiggrós sostiene que el libre comercio arruinaría la economía colonial pero también significaría el fin del régimen colonial. Trata de superar en su investigación las contradicciones que parte de la historiografía señaló en Mariano Moreno: un liberal en la Representación de los Hacendados y un estatista en el Plan de Operaciones . En la época en que Puiggrós escribió su libro no se había establecido en la consideración de la obra de Moreno la diferencia entre libertad de comercio, objetivo que plantea la Representación en contra el monopolio comercial, propio de la relación colonial que nos ligaba con la metrópoli española, y libre cambio, política económica que podía sostener un país o una región no sometida al monopolio. Entonces, otra lectura de la Representación de los hacendados nos indicaría que Moreno estaba a favor de la libertad de comercio y el proteccionismo como también lo sostiene en su escrito para aquellos artículos que eran producidos en el país. En ese caso no existiría contradicción entre La representación de los hacendados y el Plan de operaciones, como lo sostuvieron, entre otros José María Rosa . Para Puiggrós esa ausencia de contradicción surge de los objetivos independentistas de ambos escritos, no de la diferencia entre libertad de comercio y libre cambio.

En el estudio de la política juntista, que en el Río de la Plata se manifestó, entre otras cosas, con el intento de formar una junta por parte de Martín de Álzaga el 1º de enero de 1809, de la que Mariano Moreno iba a ser Secretario y en los acontecimientos que siguieron al Cabildo Abierto del 22 de mayo, que culminaron con la formación de la Primera Junta, Puiggrós desarrolla la relación que existió ente la situación de España, invadida por el poder napoleónico y el proceso emancipador hispanoamericano. Para Puiggrós la idea de la junta llevaba en sí el germen de la independencia y del federalismo mas allá de la intención de los sectores sociales que protagonizaban esos hechos de nuestra historia.

Un capítulo fundamental de la obra es el que se titula Un “punto final” sobre el Plan de operaciones. En esta parte del libro se aborda la polémica que existía sobre el documento principal de la Revolución de Mayo escrito por Moreno. Puiggrós se suma al debate desarrollado por Norberto Piñero , Paul Groussac y Ricardo Levene sobre su autenticidad. Con argumentos lógicos (para qué se iba a falsificar un documento de esta naturaleza con el objetivo de desprestigiar a la Revolución si no se lo hizo conocer) y con documentos complementarios Puiggrós demostró la autenticidad del Plan de operaciones. Fue un verdadero punto final en el debate. La historiografía argentina suele considerar que el libro de Enrique Ruiz Guiñazú Epifanía de la libertad publicado tres años después dirimió la cuestión. Si bien en esta obra se hace un estudio exhaustivo de la Revolución de Mayo y sobre la autenticidad del Plan, Ruiz Guinazú siguió en camino que ya había anticipado Puiggrós: demostrar la autenticidad del Plan de Operaciones mediante los documentos fidedignos de la Junta que eran aplicación de los principios sostenidos en el Plan. Que no se le haya reconocido a Puiggrós el valor de su obra en un debate como el referido a la autenticidad del documento mas importante de la Revolución de Mayo (uno de los debates fundamentales de la historiografía argentina) es producto de la subestimación por parte de la historiografía académica de aportes importantes para la interpretación de nuestra historia como es el conjunto de la obra histórica de Puiggrós y, en general, del Revisionismo Histórico.

Demostrada la autenticidad del Plan se sistematiza su contenido, desarrollándose, entre otros temas, la idea de la independencia, el carácter continental de la Revolución, el significado del misterio de Fernando VII, las relaciones con España, Inglaterra y Portugal y finalmente, el plan económico de la Revolución. Moreno aparece así como un dirigente revolucionario que opera sobre la realidad con un profundo conocimiento del contexto en el que desarrolla su acción. Elabora tácticas distintas para los diferentes sectores sociales, de opinión o países sobre los cuales se deben aplicar las políticas del Plan. Las tácticas son diferentes y si no se las comprende contradictorias, pero el objetivo es uno: la independencia de las colonias.

En el último capitulo, La estructura económico social de la colonia y la Revolución de Mayo Puiggrós examina la disputa entre los ya formados partidos saavedrista y morenista en la última etapa de la participación de Mariano Moreno en la Primera Junta. Al estudiar los artículos de Moreno publicados en La Gaceta referidos a la necesidad de la reunión de un Congreso Puiggrós explica los cambios de actitud del grupo morenista relativos a los diputados de los pueblos del interior (incorporación a la Junta o formación de un Congreso) demostrando el realismo de Mariano Moreno en el objetivo de lograr un estado independiente. No era lo mismo solicitar la adhesión de los cabildos del interior al proceso que se iniciaba con la Revolución de Mayo para lo cual se disponía que los diputados fuesen incorporados a la Junta, que constatar, con los diputados ya en Buenos Aires, que eran conservadores y ponían en riesgo los objetivos de la revolución. Su renuncia a la junta cambió el curso de la Revolución y se reemplazó la política que se sostenía en el Plan de Operaciones.

De la obra de Rodolfo Puiggrós emerge un Mariano Moreno dirigente de una revolución que recibe una notable influencia de la Revolución Francesa. Un Moreno que conoce profundamente la realidad del antiguo virreinato, particularmente las del Alto Perú y la Banda Oriental en conflicto inicial con la Revolución. Que ante la debilidad de los sectores sociales que debían apoyar este proceso histórico (la ausencia de una burguesía nacional) recurría al poder del estado. Que es un pragmático para lograr el objetivo estratégico de la Revolución que era la independencia. Que utilizaba diferentes tácticas, a veces opuestas, ante los distintos sectores sociales, diferentes regiones o países con los que la Revolución debía tratar. Un Mariano Moreno que era consecuente en las luchas por la independencia hispanoamericana.

Se trata, en definitiva de una de las primeras y más importantes obras de Rodolfo Puiggrós.

El autor de éste libro participó en los principales hechos históricos argentinos del siglo XX. En sus análisis políticos recurría a la historia y el estudio de la historia daba fundamento a sus decisiones políticas. Utilizó la metodología marxista para el estudio de la historia argentina. Fue el primero que utilizó esa metodología en forma creadora, no dogmática, en el análisis de la realidad argentina y por esos sus conclusiones mantienen actualidad.

Rodolfo Puiggrós escribió este libro en pleno auge de la historiografía liberal, cuando aún el Revisionismo Histórico no se había desarrollado en toda su plenitud y predominaban en éste las tendencias aristocratizantes de derecha. Ese revisionismo negaba el significado de la Revolución de Mayo y por ello el papel revolucionario de Mariano Moreno. No se habían difundido debidamente las interpretaciones de Raúl Scalabrini Ortiz sobre Mariano Moreno. En este sentido, esta obra es precursora del revisionismo crítico de la actualidad.

Buenos Aires, enero de 2012.

Ramón Torres Molina.


(Prólogo al libro La época de Mariano Moreno de Rodolfo Puiggrós, Buenos Aires, Ediciones Punto Crítico, 2012).

Anuncios