La Constitución y su reforma

Por Ramón Torres Molina: La Reforma Constitucional de 1994 fue legal y legítima. Reunió a todos los sectores de la población representados por diecinueve partidos políticos y alianzas. El ordenamiento de su articulado fue votado por unanimidad y el texto aprobado fue jurado por todos los convencionales constituyentes que participamos de la reforma. Quedaron atrás las discusiones sobre la forma de votación que se impuso a lo que se llamó el núcleo de coincidencias básicas – cuya legalidad se instituyó al incorporarse el sistema de votación en el propio Reglamento de la Convención- y se superaron las ilegalidades e ilegitimidades de las reformas anteriores y del acto de fuerza que derogó por decreto la Reforma Constitucional de 1949. El resultado fue una Constitución de todos los argentinos.
Leer el resto de esta entrada »